Ritmo y estilo de vida

¿Conoces tu propio ritmo personal?

¿También sientes que el estrés ya no te pasa por alto? ¿Su energía es cada vez menor y los retos cada vez mayores?

Comidas regulares, reducción del ritmo, más momentos de bienestar y, por fin, volver a pensar en los propios deseos para lograr una mejor calidad de vida y satisfacción. Es un buen comienzo.

El ritmo natural de la vida está determinado por las fases diurnas y nocturnas. Por lo tanto, debes irte a la cama alrededor de las 10 – 11 de la noche y ponerte a dormir temprano con hábitos relajantes.

Es muy útil evitar la luz azul del PC, el teléfono móvil o la televisión una hora antes de acostarse. En cambio, es bueno leer algo relajante, tal vez tomar un baño de pies tibio o beber una infusión suave.

El siguiente reloj de órganos, basado en la Medicina Tradicional China (MTC), describe las fases de trabajo y descanso de los órganos, ya que éstos también están sujetos a un ritmo regular.

AdobeStock_177408116 [Konvertiert]-leer

Un periodo de descanso al mediodía puede consistir en varias cosas, como una breve siesta, un paseo relajante o tomar aire fresco en un lugar acogedor de la naturaleza. Todas estas cosas te ayudan a encontrar de nuevo la paz y la tranquilidad.


Piensa en una semana rítmica:
Establece un horario de trabajo claro en el que puedas ser productivo. Asegúrese de tener suficiente
Asegúrate de tener suficiente tiempo libre cuando estés “desconectado” y no estés disponible. 
Dedica tiempo a las actividades privadas, por ejemplo, a jugar con los niños, a correr, a montar en bicicleta, a la jardinería o a otras actividades similares.
Y no olvides tu tiempo personal para dedicarte a tus intereses.
Decide cuándo te vas a acostar.


No estamos hechos para el estrés constante. En algún momento, el sistema del cuerpo se pone en huelga, lo que lleva a la irritabilidad y el mal humor, el aumento de peso, la depresión, el agotamiento, y mucho más.