Conocimientos básicos de espagírica

El método curativo de la espagírica, que tiene aproximadamente 500 años de antigüedad, ha conquistado la naturopatía en los últimos años. Junto con la homeopatía y la fitoterapia clásica, ahora también es un término común entre la población general. Pero, ¿qué hay realmente detrás de la espagírica? Merece la pena profundizar en ello.

La espagírica es una rama del aura todavía místicamente encantada de la alquimia medieval.
El cuerpo de pensamiento alquímico constituye, pues, la base de la espagírica. Mucha gente sigue asociando la alquimia con los magos y hechiceros de la Edad Media que intentaban producir oro a partir de plomo o de simples piedras. Como sabemos: en vano. Como los humanos siempre hemos estado muy orientados a lo material, esta parte de la alquimia se ha quedado grabada en la mente de la gente y, por tanto, ha distorsionado la imagen de la alquimia.

Sin embargo, la verdadera alquimia es algo maravilloso: los alquimistas eran químicos, físicos, matemáticos, astrónomos y astrólogos, filósofos, teólogos y místicos, todo en una sola persona. No separaban las “competencias”, porque creían que la naturaleza debía verse desde el punto de vista de todas las ciencias juntas para llegar a un resultado real, a una verdadera comprensión o entendimiento.

En contra de la suposición común de que los alquimistas buscaban la forma de convertir los metales comunes en oro, lo que buscaban era la “fuerza pura”, la “Quinta Essentia”, capaz de curar todas las enfermedades. Esta era la preocupación básica de la actividad alquímica, que naturalmente también se expresaba en los medicamentos preparados alquímicamente. El objetivo era obtener los “Arcanos”, las sustancias activas puras, por la convicción de que éstas contenían el mayor poder curativo.

Los conocimientos de los alquimistas sólo se transmitían oralmente y sólo a personas seleccionadas. Tanto el pueblo llano como los gobernantes no estaban iniciados. Esto daba la impresión de que se trataba de una sociedad secreta, a lo que se sumaba el malogrado orfebre. Sin embargo, había una razón para el secreto: el peligro de un mal uso de los conocimientos era demasiado grande, así como el peligro de persecución y tortura. Además, los alquimistas se sentían responsables de lo que transmitían, ya que también debían responsabilizarse de lo que otros hicieran con estos conocimientos.

Theophrastus Bombastus von Hohenheim, llamado Paracelso (1493 – 1541) es considerado el fundador de la espagírica. Separó la espagírica de la alquimia y la introdujo en la fitoterapia. El término espagírico se deriva de los verbos griegos spao – separar y ageiro = unir y describe así el procedimiento básico en la preparación de los remedios espagíricos (véase más abajo).

Paracelso era de la opinión de que un remedio (por ejemplo, hecho de plantas) debe contener los ingredientes activos en su forma más pura. Sólo entonces es un “arcana”, un remedio puro. Por tanto, los principios activos debían liberarse de lo “impuro”.

La extracción de estas sustancias básicas para un “Arcana”, un remedio puro, se consigue mediante el proceso de producción espagírica, que según Paracelso se realiza en varios pasos:

 

Primer paso: la separación (Separatio)

Mediante la fermentación o descomposición putrefacta de la planta triturada. Esto "descompone" la planta en sus partes individuales.

Segundo paso: la purificación (purificatio)

Mediante la destilación o la filtración del líquido de fermentación. Así se eliminan las "sustancias impuras" de los principios activos y se eliminan.

Tercera etapa: la calcinación (calcificatio)

Quemando el cuerpo de la planta para extraer los minerales propios de la especie. En el proceso, los residuos vegetales se queman a altas temperaturas para que sólo queden los minerales propios de la especie, como un fino polvo.

Cuarto paso: la unión (conjugatio)

Del líquido de fermentación y los minerales a la plenitud. El último paso es la reunificación del líquido de fermentación y los minerales, que hace que la planta vuelva a estar "entera".

Mediante la purificación y la ceniza, se eliminan de la planta todas las sustancias “impuras”, “inútiles”, de modo que tras la unificación se crea un “Arcano”, un remedio puro, que tiene un efecto igual en el cuerpo, el alma y el espíritu: ÍNTEgro en el sentido más estricto de la palabra.

A diferencia de la homeopatía, con la espagírica prácticamente no hay agravamiento inicial debido al proceso especial de fabricación. Tampoco hay que temer efectos secundarios como ocurre con algunas recetas y mezclas de té de la medicina herbal. Spagyric es una terapia suave con un efecto fuerte.

Especialmente en estos tiempos modernos, la espagírica ha recuperado su lugar. A diferencia de los remedios basados en los síntomas, ayuda a la persona en su totalidad, tiene un efecto curativo en el cuerpo, el alma y el espíritu. Ahí reside el secreto de su eficacia.

Tiene su propia consulta desde 1987, especializada en dermatología, ginecología y pediatría. Autora de varios libros y conferenciante en su país y en el extranjero.