Dejar ir relajadamente

Dejarse llevar relajadamente: una buena forma de describir la limpieza de nuestro cuerpo. Para mantener la calma en el proceso, es importante ayudar regularmente a nuestro cuerpo a aliviarse. En sentido figurado: "Vaciar el cubo de la basura para que haya espacio para algo nuevo".

Nuestro organismo está expuesto a muchos contaminantes. Los gases de escape y el polvo fino contaminan el aire, y las verduras y frutas pueden contener residuos de metales pesados o pesticidas. Los alimentos y los productos de limpieza, así como los cosméticos, contienen conservantes, fragancias, colorantes y muchos otros aditivos. Además, a menudo tenemos mucho estrés, llevamos una dieta poco saludable, consumimos alcohol o cigarrillos y hacemos poco ejercicio. Las toxinas del moho, los productos químicos de los tejidos (ropa, alfombras) o los medicamentos también deben ser eliminados del organismo.

Nuestro cuerpo tiene un sofisticado sistema para deshacerse de las toxinas. En nuestro organismo, la eliminación de sustancias nocivas se produce principalmente a través del hígado y los riñones, pero también intervienen la vesícula biliar, los intestinos, la piel, los pulmones y el sistema linfático. El hígado desempeña el papel central en este proceso. Descompone los productos metabólicos nocivos o los contaminantes suministrados desde el exterior, los convierte en sustancias no tóxicas, los hace solubles en agua y los envía para su excreción a través de la uretra o los intestinos.

Podemos hacer mucho para ayudar a nuestro cuerpo a dominar con éxito esta tarea. 

Nos gustaría empezar desde el interior, con los intestinos. Con sus innumerables células nerviosas y neuronas, así como su increíble número de bacterias, gérmenes y receptores hormonales, es uno de los centros de nuestra existencia.

Los últimos descubrimientos demuestran que fluye más información del cerebro de la tripa al cerebro de la cabeza que a la inversa:

https://www.geo.de/wissen/13364-rtkl-neurologie-wie-der-bauch-den-kopf-bestimmt

https://www.darmflora-ratgeber.de/bauchhirn.html

Nuestro intestino: el centro de nuestra salud y un órgano incomprendido

La flora intestinal tiene una gran influencia en nuestra salud. Porque las bacterias que viven en él son nuestros mejores aliados. Para que cumplan su función de forma fiable, tenemos que mantenerlos contentos alimentándolos bien.

Si no hay suficientes bacterias buenas, es decir, los “ayudantes” adecuados, en el intestino, lo notamos en nuestro débil sistema inmunitario. Los siguientes síntomas pueden indicar que nuestra flora intestinal está alterada:

darm bakterien unter lupe

Flatulencia
Estreñimiento
Diarrea
Sensación de plenitud
Acidez de estómago
Calambres de estómago
Aumento de peso
Pérdida de rendimiento
Agotamiento mental
síntomas de intoxicación
vientos extremos

El intestino, nuestro segundo cerebro

Podemos hacer caso a nuestro instinto, tener rabia o seguir teniendo mariposas en el estómago y a veces algo nos golpea en el estómago. ¿Quién no conoce estas expresiones? De hecho, ahora se ha demostrado que estas expresiones son algo más que frases vacías.

En el intestino hay más de 100 millones de células nerviosas. Este segundo cerebro es igual al cerebro de la cabeza y hace un trabajo increíble cada día.

En los métodos de curación alternativos, el cuerpo siempre se ve de forma holística. Una flora intestinal sana apoya y estimula el sistema de defensa en el intestino y en todo el cuerpo. La flora intestinal también controla la descomposición de las células grasas, la quema de calorías e inhibe la acumulación de grasa.

Además, la psique y la salud intestinal juegan un juego recíproco. El estrés puede tener un efecto negativo en la flora intestinal y una flora intestinal alterada puede a su vez causar ansiedad y depresión. Todo esto se tiene en cuenta en la terapia naturopática.

No somos conscientes de los mensajes que el intestino envía al cerebro. Sin embargo, pueden influir significativamente en nuestro comportamiento, de hecho, en algunos aspectos las bacterias manipulan nuestros hábitos alimenticios.

Pueden controlar nuestras preferencias por determinados alimentos y ordenar a nuestro cerebro lo que debe comer. Si alimentamos predominantemente a las bacterias nocivas mediante la ingesta de azúcares rápidos, como carbohidratos ligeros, demasiada carne, bebidas dulces, demasiado alcohol y mucho más, entonces son ellas las que influyen en nuestro comportamiento alimentario. Un círculo vicioso.

En cambio, si alimentamos a las bacterias buenas con verduras, hierbas frescas, frutas de temporada y similares, éstas se imponen y nos ayudan a pensar y hacer cosas.

darm hirn kreislauf

Inseparable: Hormonas e intestino

  • El intestino es el mayor órgano “endocrino”. (Producción de jugos como la bilis, la saliva, los jugos gástricos, pero también de hormonas: gastrina, histamina, noradrenalina, etc.).
  • Las personas con un intestino enfermo suelen tener problemas psicológicos como la depresión.
  • El desequilibrio hormonal puede provocar la colonización del intestino, pero también de la zona íntima, con bacterias indeseables.

Muchas otras dolencias como el estreñimiento, la flatulencia, etc. pueden estar relacionadas con una flora intestinal atacada.

Por lo tanto, recomendamos incluir el cuidado de la flora intestinal en todas las medidas de acumulación.

El intestino y las hormonas

El sistema hormonal y la función intestinal se influyen mutuamente.

Algunas hormonas se producen en el intestino, como las hormonas de la felicidad, la serotonina y la dopamina, y la hormona del sueño, la melatonina.

Los resultados de la investigación demuestran que el entorno intestinal interviene en la regulación de los niveles de estrógenos y, por tanto, también influye en el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con las hormonas.

El 80% de mis pacientes carecen de una colonización intestinal saludable. En mi consulta, ProColon es indispensable. Lo utilizo como tratamiento básico, pero también como refuerzo inmunológico de apoyo y consigo mejoras extremas.
Margot S.-D.
Profesional alternativo

Baño alcalino

frau entspannt in der badewanne

Sumérgete en un baño completo alcalino y “descarga” tus tensiones internas.

La vida en crecimiento en el vientre materno nos muestra el cuidado natural y suave del cuerpo. Este debe ser tan alcalino como el líquido amniótico de la futura madre, que idealmente tiene un valor de pH alcalino de 8-8,5.

Además de los intestinos, los riñones y los pulmones, la piel también participa en la importante tarea de limpiar el organismo.

Los ácidos y los productos de desecho del cuerpo se excretan a través de las glándulas sudoríparas. Por esta razón, la piel también se denomina “tercer riñón”.

Las aplicaciones alcalinas pueden favorecer las funciones de la piel. Los depósitos en la piel se neutralizan y la piel se limpia a fondo. Además, se crea la llamada presión osmótica entre los fluidos corporales y el agua de baño alcalina, que favorece la función excretora de la piel. Un baño alcalino es una experiencia muy especial. La tensión se alivia, el alma puede relajarse y la piel se siente especialmente flexible y suave después. No sólo se limpia, sino que también se estimula su producción natural de sebo, por lo que se siente que puede prescindir de cualquier loción corporal.